La afligida realidad del declive de la asistencia al teatro

El teatro nunca morirá expresan vehementemente los aficionaos, amantes, autores e intérpretes de dicho arte, sin embargo, en los últimos años las estadísticas internacionales han reflejado el decaimiento paulatino y constante de la asistencia anual a los espectáculos y obras teatrales. Es evidente que actualmente el teatro debe enfrentar a dos industrias poderosas del entretenimiento audiovisual, el séptimo arte liderado por lo multimillonarios estudios hollywoodenses y la creciente industria de las plataformas streaming, las cuales se proyectan a futuro para convertirse en el medio de entretenimiento más importante.

Ante estos dos poderosos del entretenimiento, el teatro parece librar una contienda irremediablemente perdida ya que se estima que en los últimos años las asistencias a las funciones de teatro han disminuido más del 20%. Para empeorar las cosas este declive no obedece a un sector etario en particular, ya que la disminución se ha suscitado tanto en el teatro para adultos, para niños o para la familia, por lo que esto significa que en general toda la masa poblacional que asiste o asistía al teatro ha demostrado un desinterés global por las nuevas obras, funciones y espectáculos teatrales que se inaugura o que se estrenan.

Son muchos los factores que han influido en el descenso de la asistencia al teatro, entre los que podemos destacar las crisis económicas que han azotado financieramente a muchos países europeos. Dichas crisis han afectado notablemente el poder adquisitivo de los ciudadanos, por ende, las personas están intentando buscar formas de entretenimiento más económicas y de fácil acceso lo que ha generado que los sistemas de entretenimiento en streaming tengan ventaja sobre el teatro, ya que por una módica tarifa mensual el usuario puede disfrutar de múltiples contenidos desde la comodidad de su hogar.

Igualmente, es notable destacar que, aunque no les agrade este enunciado a los seguidores del teatro, este tipo de arte no es muy atractivo para los jóvenes actuales ya que existen muchas formas de entretenimiento moderno que brindan notables ventajas con respecto al teatro.

¿Cómo afecta esta situación al teatro actual?

Evidentemente este decaimiento de la asistencia al teatro trae impactantes consecuencias al mundo y el mercado teatral, ya que al disminuir la asistencia y por ende la retribución económica de estas obras los productores y financiadores de las obras de teatro se plantearán que tan remunerable es este mercado. Marcos, trabajador de la empresa Fontaneros, admite que no asiste al teatro desde hace más de diez años y actualmente no ha considerado volver a asistir al teatro ya no considera atractivo este medio de entretenimiento.

Con el tiempo las obras de teatro tendrán un menor presupuesto para trabajar e invertir en pro de generar un espectáculo de alta calidad, sin embargo, esto puede ser entendido como un nuevo aliciente para el mundo del teatro, ya que es bien sabido que cuando escasean los recursos y el presupuesto se trabaja mejor otros aspectos como la actuación y el guion que no requieren de una importante inversión de dinero para su producción.