Obras

La fabulosa Anna Netrebko

Si Luciano Pavarotti es el gran rey de los tenores contemporáneos –aunque tristemente ya desaparecido-, Anna Netrebko es sin duda la gran diva de las cantantes femeninas de ópera de las últimas décadas. Tal vez sea la soprano de mejor voz, mayores prestaciones y más alta capacidad que pueda encontrarse en el universo operístico de la actualidad.

Todo parece en cierto modo un cuento feliz en lo que a la carrera de Anna se refiere. Empezó desde lo más bajo en la bellísima San Petersburgo, donde llegó a trabajar como limpiadora para el Teatro Mariinsky, un templo que le daba la oportunidad al tiempo que trabajaba de presencia representaciones y ensayos. Sus esforzados e intensos estudios, que compatibilizaba con los trabajos en Mariinsky, le valieron para tener la oportunidad de demostrar su talento. Fue Valery Gergiev el primero que vio el potencial que Netrebko atesoraba y quien le dio la oportunidad de encarnar a Susanna en la mozartiana ópera de Le Nozze de Fígaro, cuya primera función tuvo lugar –aquí se cierra un hermoso círculo de ascensión desde abajo arriba-… en el Teatro Mariinsky.

http://www.europapress.es/comunicados/empresas-00908/noticia-comunicado-son-tan-caros-cerrajeros-24-horas-20161130134452.html

Luego vino la apoteosis con su ilustre Violetta Valéry en la Traviata de Verdi. Con el tenor Rolando Villazón como acompañante e intérprete de Alfredo, Netrebko bordó la ópera. Corría 2005 y la soprano rusa empezaba a demostrar su extrema valía, acompañada además por una enorme belleza física que le valía para hacer más creíbles si cabe todo tipo de papeles.

Hace más de una década de aquello. Pero su garganta resistió todos los retos que se le iban a poner por delante y poco a poco fue cuajando todo tipo de papeles y representando óperas por todo el mundo. En muy poco tiempo ya se había convertido en la gran diva de la ópera, en la soprano más amada y querida, tanto por público como por crítica. Verdi, Donizetti, Puccini, Mozart, Rossini, Bellini, Mozart, Prokofiev, Glinka, Gounod, Massenet, Offenbach… todos estos compositores darían gracias si pudieran abrir los ojos por un momento y ver a Anna Netrebko cantando sus creaciones.