Obras

Segóbriga: teatro clásico para los más jóvenes

Demostrar que el teatro clásico no es solo para adultos, al menos no exclusivamente, es un reto que nació hace muchos años tras una visita escolar a las ruinas de la ciudad romana de Segóbriga, en Cuenca. La idea la tuvo un profesor de secundaria, Aurelio Bermejo, que seguramente nunca imagino que lo que nació como una iniciativa modesta llegara a cumplir nada menos que 33 ediciones.

Pero así ha sido, demostrando que es posible acercar el teatro más clásico a las mentes más modernas. Que la tecnología no tiene por qué impedir disfrutar de lo mejor de la tradición grecolatina. Que a pesar de los dispositivos electrónicos las mentes más jóvenes pueden ser receptivas a algo, en principio, tan poco atractivo para ellos como es el teatro clásico.

El reto no era sencillo. Para atraer a los jóvenes era necesario ofrecer una visión atractiva de del teatro griego y latino. Obras de grandes autores, una puesta en escena llamativa en un entorno de lo más apropiado y un trabajo previo en las aulas ayudaron a que esta iniciativa no solo cuajara, sino que se fuera ampliando años tras año.

Hoy en día el Festival de Juvenil de Teatro Grecolatino de Segóbriga es pionero y modelo de iniciativas que se han extendido a lo largo y ancho del país y que han llegado a puntos como Mérida o Itálica. Gracias al ejemplo de Segóbriga cada año son cerca de 100.00 escolares españoles los que disfrutan de las obras clásicas más importantes en las distintas sedes que esta iniciativa tiene ya repartidas por el territorio español.

Y lo mejor de todo es que los chavales no solo son meros espectadores, sino que participan activamente en la producción de las obras. Grupos de teatro jóvenes que son un verdadero ejemplo y que ayudan en una tarea tan difícil como conseguir transmitir todo el sentimiento, tanto de tragedias como de comedias clásicas, que quizá de otra manera sus compañeros no llegarían a apreciar nunca.